Ya hace muchos años que existe el oficio de relojero. Los primeros relojes de pulsera se populizaron a principios del siglo XX. 

Eran relojes mecánicos montados artesanalmente y que requerían un buen relojero en el momento en que se tenían que reparar. En las tiendas donde se reparan relojes, el oficio de relojero nos sirve para reparar los relojes que nos traen porque no funcionan.

Hoy en día la mayoría de relojes son  relojes de cuarzo, estos relojes llevan una pila que deber ser cambiadas en un peirodo de entre uno y dos años. Esta es la primera reparación que efectuamos en las relojerías, comprobamos el estado de la pila y si  esta gastada la cambiamos, en un porcentaje alto de ocasiones el reloj vuelve a funcionar.

La siguiente reparación es lo que llamamos un repaso, es  una «limpieza»  interna del reloj para que vuelva a funcionar correctamente.

Una reparación que también se efectua es el cambio de la máquina del reloj, sustituimos un «corazón» gastado por uno nuevo.

También hemos de cambiar piezas del reloj más superficiales: la corona, la tija, etc.

Existen relojes mecánicos, hoy en día el porcentaje es pequeño, que también reparamos. Es una reparación más delicada pero nuestros relojeros también la efectuan.

Los relojes de pared también necesitan conservación y reparación y en Sira’s Joies somos especialistas en repararlos.

No dudéis en traernos vuestros relojes.

Siras Joyas y Relojes
0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito esta vacioVolver a la tienda
    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
    Privacidad